MUSEO Municipal de Ciencias Naturales "Pachamama"

El Museo Municipal de Ciencias Naturales Pachamama, está situado en la ciudad de Santa Clara del Mar, y depende de la Secretaría de Cultura y Educación del municipio. Es custodio de un patrimonio único en la zona costera del Sudeste de la Provincia de Buenos Aires.

Las colecciones paleontológicas, integradas por más de 3000 piezas, tienen su origen en los primeros sondeos realizados por el joven vecino Rubén D.  Scian en 1979. La sugerencia del entonces director del Museo de Ciencias Naturales de Mar del Plata, Lic. Roberto Vetere, de formar un Museo en Santa Clara del Mar, llevó a Scian y colaboradores a conformar la Comisión Pro Museo en 1983, integrada por Esteban Nicolhi, Jorge Sangiorgi, entre otros. La primera exposición se realizó en la Delegación Municipal y, con el tiempo, en 1988, el Municipio cedió en préstamo el local de la Calle Niza 1065, que aún ocupa, siendo nombrado Director Honorario el naturalista Amador Rodríguez, quien realizó una gran obra de recolección y preparación de fósiles.

Desde entonces el Museo ha sido visitado por investigadores de Museos, Universidades y Centros de Investigación del país y del extranjero, que han arribado a examinar sus colecciones. En el año 2003 se realizaron los primeros acuerdos para integrarlo a la estructura municipal, que se efectuó finalmente en el año 2005, nombrándose como Director al Sr. Scian, en reconocimiento a su trayectoria de trabajo en este sitio. Como parte del crecimiento del área, en 2008 se incorporó el Dr. Pablo Straccia, Dr. en Ciencias Naturales, a cargo de la Dirección Científica.

Actualmente cuenta con personal técnico especializado, que se capacita permanentemente en seminarios internos y participando de Jornadas Regionales, Nacionales e Internacionales.

La Misión del Museo es influir positivamente en las personas, permitiendo  a sus visitantes explorar y conocer parte de esa evolución, en un apasionante viaje por el tiempo junto a los increíbles mamíferos que allí vivieron, como así también, la oportunidad de comprender e interpretar mejor el pasado, presente y futuro del planeta en que vivimos.

Actividades

●     Actividades de prospección, recolección, preparación e inventariado de fósiles, y labor educativa con turistas, residentes y escolares.

●     Organización de visitas de establecimientos educativos en todos los niveles de enseñanza

●     Desde 2008 participa activamente en la organización de las Ferias de Educación, Arte, Ciencias y Tecnología impulsadas por la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires y por el Ministerio de Educación de la Nación. Asimismo, participa con actividades en las Semanas de la Ciencia.

●     En conjunto con investigadores del país y del exterior, el museo realiza investigaciones cuyos resultados se publican en revistas científicas internacionales y nacionales de paleontología.

●     El Museo es sede de distintas Jornadas Paleontológicas Regionales. La más reciente fue la “31 Jornadas Argentinas de Paleontología de Vertebrados”, realizada en mayo del 2017.

Colección

●     Exhibe: paleontología, geología y arqueología

●     Exposición permanente de restos fósiles: perezosos gigantes, gliptodontes, tigres dientes de sable, mastodontes, caballos fósiles y otros, que revelan al visitante cómo era Mar Chiquita durante el Pleistoceno y el Holoceno, hace miles de años.

●     Las colecciones paleontológicas superan las 3000 piezas

●     Como actividad complementaria, se ha dispuesto un Paseo Temático en Camet Norte, un sendero autoguiado con carteles y una cantidad creciente de esculturas de megafauna a escala natural, constituyéndose como el único parque paleontológico al aire libre del Sudeste de la Provincia de Buenos Aires, y de características únicas en Argentina y Latinoamérica. Recientemente, se incorporó una nueva escultura de un Megaterio de casi 5 mt. de alto, realizada por el peleo-artista Sebastián Pérez Parry sumando un nuevo atractivo para locales y visitantes.

 

Tour Virtual

 

Galería

Ubicación

Dirección: Niza 1065, B7609 Santa Clara del Mar, Provincia de Buenos Aires

Contactos

Servicios

WiFI
Sanitarios
Guias
Apto Movilidad Reducida
Estacionamiento

PASEO PALEONTOLÓGICO DE CAMET NORTE

Megatherium Cuvier, 1796

Los Megaterios fueron, junto con los Mastodontes, unos de los mamíferos terrestres más grandes del Pleistoceno de América del Sur. Poseían un cuerpo robusto, cabeza pequeña y miembros provistos de garras.
Recientes estudios de Megaterios de Camet Norte han confirmado su dieta herbívora y que eran alimento de los tigres dientes de sable

Smilodon Lund, 1842

Los Smilodon fueron los carnívoros más espectaculares que existieron en América del Sur durante el Pleistoceno. Eran felinos de gran tamaño, algo mayores que los leones actuales pero habrían pesado el doble y tenían un cuello más corto. Sus caninos, que legaron a medir unos 30 cm, son los rasgos de su anatomía a los que se les debe su nombre de “dientes de sable”. En su borde posterior, estos dientes tuvieron un aserramiento suave, similar al de un cuchillo de cocina.

Macrauchenia Owen, 1838

Las Macrauquenias tenían un aspecto similar al de un camello, pero con los miembros más robustos, con tres dedos. Estudios de la biomecánica de las patas evidencian que, pese a su tamaño, podrían haber escapado de sus predadores mediante maniobras de esquive muy ágiles. Por la forma y posición de sus orificios nasales es que se supone que tenían esa trompa que las caracteriza.

Scelidotherium Owen, 1839

Los Scelidoterios eran perezosos terrestres de gran tamaño, aunque más esbeltos y algo más pequeños en comparación con otros perezosos terrestres extinguidos. Un rasgo saliente de su anatomía eran sus enormes y poderosas garras que habrían utilizado para la realización de cuevas de decenas de mts. de extensión.

Doedicurus Burmeister, 1874

Los Doedicurus fueron uno de los gliptodontes de mayor tamaño que existieron en el Pleistoceno y, como otros representantes de la Megafauna, compartieron ambientes con antiguos pobladores humanos. Diversos aspectos de su anatomía hacen suponer válidamente que su cola tenía una serie de púas que habrían utilizado para defenderse de otros predadores..

Compartir
Scroll Up